IMPUGNACIÓN DE SANCIONES

 

Para comenzar, las sanciones en materia laboral podrán ser impugnadas ante el órgano jurisdiccional competente en base a lo establecido en el artículo 58 del Estatuto de los Trabajadores en relación con el artículo 114 y 115 de la Ley reguladora de la Jurisdicción Social.

Este plazo de impugnación será de 20 días hábiles desde el día siguiente a la imposición de la sanción.

En definitiva, el cauce a seguir en este tipo de procedimientos es el mismo que el orden establecido para los despidos disciplinarios.

En cuanto a la Sentencia, contendrá uno de los siguientes pronunciamientos:

   1.- Confirmar la sanción, cuando se haya acreditado el cumplimiento de las exigencias de forma y la realidad del incumplimiento imputado al trabajador.

   2.- Revocarla totalmente, cuando no haya sido probada la realidad de los hechos imputados al trabajador o éstos no sean constitutivos de falta, condenando al empresario al pago de los salarios que hubieran dejado de abonarse en cumplimiento de la sanción

   3.- Revocarla en parte, con análogo pronunciamiento de condena económica por el período de exceso en su caso, cuando la falta cometida no haya sido adecuadamente calificada, pero los hechos constituyan infracción de menor entidad según las normas alegadas por las partes, de no haber prescrito la falta de menor gravedad antes de la imposición de la sanción más grave

   4.- Declararla nula, si hubiese sido impuesta sin observar los requisitos formales, cuando no permitan alcanzar la finalidad para la que fueron requeridos, así como cuando tenga como móvil alguna de las causas de discriminación prevista en la Constitución o violen los Derechos Fundamentales y Libertades Públicas.

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.